Radiación UV en las frutas y hortalizas

En E. Vila Projects hemos desarrollado soluciones con UVC como alternativa común para desinfectar frutas y verduras después de la cosecha. La investigación muestra que al usar la luz ultravioleta para desinfectar frutas y verduras, puede retrasar el crecimiento microbiano sin alterar la calidad del producto. La luz ultravioleta puede ser más efectiva para reducir el crecimiento microbiano que el cloro, el peróxido de hidrógeno o el ozono comúnmente utilizados, que pueden dejar residuos y, en última instancia, reducir la calidad.

Además de ser una solución desinfectante eficaz, se ha demostrado que extiende la vida útil de los productos frescos. Esto es cuando la luz UV-C bloquea el desarrollo de microorganismos al alterar su ADN y puede desencadenar la respuesta de defensa contra los ataques de patógenos.

Solución ultravioleta para frutas y hortalizas

Se han realizado diferentes estudios en este campo que nos indican lo siguiente

Tomates: el uso de UV-C mejora el valor nutricional y aumenta el nivel de licopeno sin comprometer las propiedades físicas. La radiación UV-C también puede inducir el gen de defensa que resulta en: retrasar el ablandamiento del tejido, preservar los atributos nutricionales y sensoriales y dar como resultado una vida útil prolongada.

Hongos/ Setas: la radiación UV-C crea un efecto antimicrobiano que es perfecto para desinfectar hongos.

Espinacas Baby: UV-C reduce el crecimiento microbiano y extiende la vida útil sin comprometer el corte fresco o la calidad. La radiación UV también puede limitar el crecimiento de listeria monocytogenes, salmonella enterica, pseudomonas marginalis, psicrotrófica y enterbacteriacease.

Brócoli: UV-C puede desactivar la degradación de la clorofila y aumentar la actividad antioxidante en el vegetal. Esto ayuda significativamente a reducir el amarillamiento del flósculo, que es un problema crítico con el brócoli, ya que reduce su vida útil y calidad.

Pimiento: la luz UV-C reducirá el incidente y la gravedad de las lesiones por frío que son comunes en los pimientos. Lo hacen manteniendo la firmeza del tejido.

Fresas: la luz UV-C puede encender los genes de respuesta de defensa, esto retrasará el ablandamiento de los tejidos, lo que puede defender a la fruta de infecciones como el moho gris.

Arándano: la radiación UV-C reducirá la madurez, lo que hace que las bayas se pudran. También aumentará el nivel de compuestos antioxidantes. Se ha comprobado que UV-C mejora las propiedades fitoquímicas de las bayas de 2,15 a 4,30 KJ / m2.

Manzana: la radiación UV-C puede prevenir el ennegrecimiento del tejido y el desarrollo de olores al desinfectar la superficie de la manzana y detener las enzimas oxidativas. La luz UV también crea una película protectora seca sobre la superficie que limita el crecimiento microbiano, lo que evita la fuga de jugo.

Sandía: la aplicación de UV-C en la dosis correcta puede reducir el crecimiento microbiano y la actividad de la enzima catalasa en una sandía recién cortada.

El resumen de la revisión demuestra que la UV-C puede desinfectar y extender efectivamente la vida útil de las frutas y verduras frescas sin afectar la estructura o el sabor de la fruta, lo que demuestra que es una alternativa valiosa a las alternativas químicas.

Todos los desarrollos con UVC deben realizarse por empresas con la suficiente experiencia y conocimiento.

Contacte con nuestro experto en UV